Disponer de una cuenta de ahorro es fundamental para cualquier economía familiar y, además, tiene grandes ventajas.

¿Cómo ir aumentando tu cuenta de ahorro?

En la actualidad, abrirte una cuenta de ahorro es muy sencillo, puesto que todos los bancos te dan muchas facilidades para ello. Otra cosa es ir aumentando la cantidad de dinero que tengas en esa cuenta.

Sin embargo, no es difícil si te planificas bien. Sabiendo de antemano los ingresos que tienes cada mes, así como los gastos, puedes calcular y prever lo que te puede sobrar. Si te propones ir guardando cada mes una cantidad, aunque no sea muy grande, en tu cuenta de ahorro, al acabar el año comprobarás que dispones de una cantidad más o menos considerable.

Un buen consejo sería que esa cantidad la guardases en la cuenta de ahorro nada más recibir tus ingresos mensuales. Así, la estarías dejando a salvo de cualquier capricho que se te pudiera ocurrir.

Ventajas de ahorrar

Las ventajas de ahorrar para una familia son muchas. Obviamente, lo mejor de conseguir ahorrar es que vas a poder disponer siempre de esa cantidad de dinero. Con ella podrás:

1. Hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir en un momento determinado sin que suponga un gran quebranto para la economía familiar. Una lavadora que se estropea, el recibo de un seguro de un automóvil, una avería o cualquier otro gasto imprevisto son menos dolorosos si sabes que en tu cuenta de ahorro dispones de una cantidad suficiente para hacerle frente.

2.Darte un capricho: si al acabar el año o en otro momento dispones de suficiente dinero ahorrado y no tienes a la vista ningún gasto especial, siempre puedes hacer ese viaje que querías desde hacía tiempo o comprarte aquello que deseabas tanto.

3. El ahorro puede generarte más ingresos: si inviertes el dinero que has ahorrado de forma inteligente, este te puede generar grandes beneficios. Aunque no hay que hacerlo a la ligera, una buena inversión de una pequeña cantidad de dinero se puede convertir en más ingresos.

4. Te permitirá vivir con más tranquilidad sabiendo que dispones de un “colchón” para hacer frente a cualquier situación que pudiera presentarse o, incluso, para tu jubilación, sin ir más lejos.

Aunque te pueda parecer algo un poco exagerado, si lo piensas bien, la jubilación es el momento en el que más puedes necesitar unos buenos ahorros. Lo normal es que al jubilarte, tus ingresos por trabajo desciendan considerablemente, pues pasarás a ser pensionista. Es entonces cuando más agradecerás haber ido guardando algo de dinero en una cuenta de ahorro.

Imagina por un momento que eres capaces de ahorrar aunque solo sea una pequeña cantidad al mes. Ahora multiplícala por los años que dure tu vida laboral, que difícilmente serán menos de 35. No esta mal el resultado, ¿verdad? Pues puedes conseguirlo fácilmente si te planificamos bien y te propones ahorrar algo de dinero mes a mes. Así, cuando llegue el momento de la jubilación, seguro que la afrontas con una mayor tranquilidad.

Consulte también: créditos rápidos