Existen multitud de ocasiones en las que una persona debe afrontar un gasto adicional y no cuenta con la liquidez necesaria. Por ello, si necesitas dinero de forma rápida y estás pensando en solicitar cualquier tipo de creditos personales, es necesario que conozcas algunos aspectos fundamentales que pueden ser de gran ayuda.

1. Obtendrás dinero de una forma rápida y sencilla

Como acabamos de mencionar, los minicréditos están pensados para satisfacer las necesidades de liquidez de cualquier usuario de una forma rápida.

Además, la entidad que va a ofrecerte el dinero no va a hacerte preguntas de índole personal, como sí sucede en aquellos casos en los que decides solicitar cualquier clase de préstamo a una entidad bancaria (por ejemplo, cuál es el uso que vas a darle a ese dinero o el nivel de ingresos actuales que percibes).

Asimismo, una de los factores más importantes que debes conocer antes de solicitar el micropréstamo es que la entidad no va a requerirte ningún tipo de aval como garantía de devolución del dinero (como puede ser una nómina).

2. Las cantidades que vas a obtener suelen ser pequeñas

Recuerda que a través de estos minicréditos las cantidades máximas que vas a poder adquirir por primera vez suelen alcanzar, por regla general, un máximo de 300 euros. Si generas confianza en dicha entidad (esto es, si devuelves el dinero prestado en el plazo que ellos te han marcado), lo habitual es que si vuelves a necesitar dinero, estas te ofrezcan cantidades mayores, que pueden oscilar entre los 500 y los 1000 €.

3. Es una fuente de financiación a corto plazo

No olvides que al igual que este tipo de entidades te conceden el dinero de una forma rápida, lo habitual es que debas devolver el dinero también de una forma bastante prematura.

Lo más frecuente es que tengas que devolver el dinero en un plazo máximo de 30 días, aunque esta regla va a variar dependiendo de la empresa a la que hayas solicitado el dinero.

Así que ten presente que, si solicitas el dinero a principios de mes, vas a tener que devolverlo a comienzos del siguiente mes. Por lo tanto, valora si durante ese período vas a tener alguna fuente de ingresos con la que poder hacer frente a la devolución del mismo, ya que las penalizaciones pueden ser importantes.

4. Los intereses de los minicréditos

Quizá este sea uno de los elementos de mayor relevancia que debes tener en cuenta cuando vayas a pedir un micropréstamo.

El tipo de interés al que vas a tener que hacer frente es mayor que el de otro tipo de créditos o préstamos. Por lo general, el tipo de interés de los minicréditos oscila entre el 1 % y 1,1 %.

Además, no olvides que en caso de impagos del mismo, los intereses de demora que se generan pueden alcanzar, en muchas ocasiones, hasta el doble del dinero que has solicitado.En definitiva, los minicréditos son una gran ayuda si necesitas financiación de forma ágil y rápida para cubrir cualquier tipo de necesidad, pero no pases por alto algunas de sus peculiaridades.