Después de un largo día de trabajo, llegas a casa y repasas el correo. Entre las cartas, una te salta a la vista, ¡nada más y nada menos que una invitación de boda! Por desgracia, la euforia dura poco. ¿Qué obsequio compro para la novia? Y peor aún, ¿qué regalo de bodas recibirá de los otros invitados? Toma nota para que la siguiente sección esclarezca un poco más tus dudas.

1. El imprescindible kit para la noche de bodas

Un sedoso y blanco camisón, unas pantuflas coquetas a juego, lencería de encaje acorde para la ocasión, loción hidratante, gel de baño, colonia y un extenso etcétera que puedes alargar tanto como quieras.

Un regalo con infinitas variedades en el que puedes escoger su contenido a tu gusto. Y, lo más importante, incluyas lo que incluyas dentro del kit, nunca falla. Perfecto para una de las noches más importantes de su vida.

2. El baúl de los recuerdos

Puedes empezar por comprar una bonita caja para incluir los recuerdos que quieras. ¿Detalles sobre la vida pasada de la novia?, ¿quizás quieres recordarle la preciosa amistad que tenéis? Sea cuál sea la temática, céntrate en la que escojas y déjate llevar por el corazón y las emociones.

Otra opción muy interesante es la de contactar con el novio y pedirle que te pase fotografías, mensajes e incluso e-mails sobre ellos dos. Eso sí, sé cauteloso, no vaya a ser que la novia descubra el regalo antes de tiempo.

Un obsequio diferente hecho por ti que la dejará, como poco, boquiabierta.

3. Un cuadro para decorar su casa

Saber de antemano los gustos de la novia puede ayudarte a la hora de escoger este regalo tan especial. También puede serte de gran ayuda haber visto su casa para poder comprar alguno acorde para su habitación o su salón.

Hay tantas opciones que, aunque otra persona le regale también un cuadro, la probabilidad de que sea el mismo es prácticamente nula. Además, será una bella obra de arte con la que la novia va a recordarte cada mañana.

4. Una elegante cubertería grabada

Seguro que a la novia le hará mucha ilusión recibir una nueva cubertería. Además, si en ella incluyes un bonito grabado, el éxito está más que asegurado. Puedes elegir, por ejemplo, la fecha de la boda o el día en el que los novios se conocieron.

De esta forma, aunque el regalo sea para ella, también pueden usarlo ambos, lo que hace que este sea aún más especial.

Estamos completamente seguros que acertarás. Para ella, el regalo de bodas no es más que otro complemento para este día inolvidable. Lo más importante de todo es que vayas seguro con tu obsequio, así, se te verá confiado y la novia lo notará.

No te lo pienses más, apunta en un papel diferentes opciones y los pros y contras de cada regalo. De este modo, visualizarás qué obsequio se adecúa más a la ocasión y, sobretodo, a la novia.

¡Feliz boda y a disfrutar!