El alquiler de pisos es cada vez más común en un país como el nuestro. Alquilarlo a buen precio es uno de los objetivos primordiales de los propietarios. Para ello, el lugar debe resolver las necesidades básicas de las personas que lo habiten en primer lugar; pero no menos importante es que tenga una imagen y una idea de diseño de interiores que enamore desde el principio y ayude a la habitabilidad.

El amor nace de la vista, es decir, entra por los ojos y se instala en el cerebro. Un piso ideal es aquel que disfrutas desde el momento en el que pones un pie en él. Por eso, en este artículo te traemos algunos consejos de cómo preparar este espacio para conseguir un buen alquiler. ¿Nos acompañas?

– Limpia y pinta las paredes: cuando habitas un piso, manchas las paredes sin darte cuenta por cualquier cosa, y hasta sin explicación alguna. El tacto, alguna mascota que tengas, los hijos o por razones que superan a tu entendimiento, las paredes se manchan. Siempre.

Te acostumbras a estas situaciones y no lo notas, pero quien va a alquilar el piso se da cuenta de las condiciones de las paredes y otros detalles. Esto puede hacer que los futuros inquilinos quieran negociar el precio del alquiler o incluso no llevarlo a cabo. Por eso, es muy importante darle al piso, por lo menos, una capa de pintura para que se vea mejor y sea más fácil que el inquilino se decante por él.

– Limpieza extrema: antes de que empieces a citar a los posibles inquilinos, asegúrate de limpiar muy bien el piso; que todo esté reluciente si quieres dar una buena impresión y que se mantenga en buen estado. Utiliza, además, aromas que atraigan sensorialmente el interés. Por ejemplo, la canela. Además de la limpieza, ordena todo y organiza tus cosas para que logres una mayor sensación de amplitud.

– Elige muebles y complementos con una idea de diseño interesante. Si, como dijimos, de la vista nace el amor, ¿qué mejor que un concepto de diseño de interiores con criterio y buen gusto, de acuerdo a las tendencias actuales y bonito? Recuerda que hacer esto no es sinónimo de gastar mucho dinero. Puedes hacer algo espectacular con poco presupuesto.

– Reparaciones: a nadie le gusta alquilar un piso y encontrarse con cosas rotas, grietas y desperfectos. Si quieres poner tu piso para alquilar, puede ser un buen momento para, no solo reparar, sino también remodelar o mejorar algunas partes. Una de esas partes puede ser el aislamiento térmico por medio de las ventanas. Pon un doble acristalamiento o cambia las ventanas para lograr este efecto.

– ¿Y los equipos? Da mantenimiento a los aires acondicionados, frigorífico, hornillo, el plato de ducha, tuberías y otros detalles. Haz que se vean perfectos.Un concepto de diseño de interiores es importante para lograr el alquiler de tu casa. No escatimes en gastos si vas a recuperar la inversión con un buen alquiler que se prolongue.